ARCANOII LA SACERDOTISA

Siguiendo el sendero del tarot nos aparece una mujer, aparente ser mas paciente que el Mago, pues esta sentada y lee un libro que sujeta sobre su regazo. Luce una alta corona de tres niveles y tras sus hombros se distingue un manto sujeto por dos esquinas o colgado de dos columnas.Toda ella emite un alo de femineidad, de reposo, de relajada sabiduria. La sacerdotisa es el reposo personificado, la tranquilidad estática, la espera. Si el Mago transmitia una sensación de de saber, era de saber en acción, mientras que la sabiduria que emana de la mujer es reflexiva, sedante.
Sabiduria fruto de sus lacturas, del conocimiento escrito por otros.Si le preguntamos su nombre nos lo dirá: Sacerdotisa. Aunque también la llaman de otras formas y todas, como siempre, encierran un significado: la Papisa, Isis con Velo, La puerta del Santuario... incluso nos dirá que su nombre es Gnosis, el conocimiento.
Todo esto nos dirá, y mucho más, porque no tiene miedo a la palabra y por eso el jeroglifico que la representa es una garganta humana, allí donde la palabra se forma y se guarece. Como Isis con Velo, se representa a veces tocada con los cuernos de la diosa egipcia, entre los que se asienta el plateado disco lunar, cubierto el rostro por un ligero velo. Velo que oculta sus labios, el saber de su palabra que habrá de ser, por tanto, "desvelado".
Como Puerta del Santuario suele aparecer enmarcada entre dos columnas de distinto color, roja la que se situa a su derecha, con el Sol en su cúspide y asignada en ocasiones con una J, y azul la de su izquierda, coronada por una Luna y marcada con un 8. Son JAKIN y BOHAZ, las columnas del tiempo de salomon, simbolo del binario, del poder de los opuestos. Es la puerta que guarda el acceso al Templo del Conocimiento, ese conocimiento encerrado en la palabra GNOSIS.
Todo en este arcano revela su potente condición femenina, pues eso es precisamente lo que representa: la esencia femenina y germinativa, lo femenino sagrado que aparece en todas las tradiciones. Es la Astarté de los fenicios, la Shekhiná cabalistica; es Selene, y Diana, Venus y Juno.Es lo femenino de la divinidad.

Ya los antiguos decían que todas las deidades pueden referirse a dos únicos dioses, fundadores de toda estirpe y de todo conocimiento: el Sol y la Luna. Por eso, toda actividad solar que representa el Mago necesita, al otro lado de la mesa en la que extiende sus elementos, la presencia pasiva y receptora de la Sacerdotisa que recibe, sentada, su sabiduría.
Es la luna como receptora del sol, espejo que refleja la luz recibida. Es el templo como receptáculo, pues de poco sirve la magnificiencia de sus columnas si nada guarda su santuario.Es la garganta como Templo de la Palabra.Es el libro como depósito de su Saber revelado, que puede ser leído e interpretado.

Ese es su tremendo poder. De nada sirve el Saber del Mago, si la Sacerdotisa no lo recibe y lo refleja.Igualmente inutil es su presencia si falta el Mago, como inutil es el espejo que nada tiene que refleja, el Santuario que nada guarda o el Libro que solo tiene páginas en blanco.
Huera es la palabra que suena pero que nada dice y estéril la inteligencia que no halla donde depositarse.
Esa es la lección del binario, la sabiduria del dos, el mensaje del Arcano II. Es también, el símbolo encerrado en su nombre de Papisa, que alude a una leyenda medieval, según la cual una mujer alcanzo a reinar sobre la cristiandad como Sumo Pontífice, con el nombre de Johannes Anglicus. Es la legendaria Papisa Juana, cuyo pontificado se situó entre los de León IV, muerto en el 855, y Benedicto III, muerto en el 858. Su historia cuenta como Juana, mujer de gran sabiduría, alcanzó el papado y lo ejerció con eficacia hasta que un día se descubrió su engaño pues, yendo en procesión a la iglesia de Letrán, entre el Coliseo y San Clemente la asaltaron los dolores del parto, dando luz alli mismo. Y alli mismo murieron ella y su criatura y fueron enterradas.
Esa es la Papisa Juana del tarot,receptáculo del Verbo Divino, del que es propagador. Templo al que la semilla fecunda y en el fructifica.

 

volver a tarot