LA EMPERATRIZ

Una mujer sentada, pero sin que en esta ocasión transmita sensación alguna de paciencia reflexiva como la sacerdotisa. Su traje resulta más cortesano que los ropajes de la Sacerdotisa; su brazo derecho recoge contra su cuerpo un escudo en el que campa un águila y su mano izquierda sujeta un centro que termina en una bola rematada por una cruz. Sobre sus hombros se elevan los extremos de dos alas que se pliegan tras su cuerpo.

Es condición femenina, pero revestida de autoridad; el poder que ostenta está encarnada en ell: es la Emperatriz.
El águila del escudo,las alas tras su cuerpo, nos hablan de alturas, de vuelo, de conexión con las regiones supremas. El cetro habla de poder, de mando sobre el mundo simbolizado por la bola en que termina. Sobre ella,la cruz, lo vertical penetrando en lo horizontal, revela claramente el efecto de la fecundación,de la unión realizada.
Otro simbolo nos lo confirma: si invertimos la posición del centro, la figura de esa bola o círculo con la cruz hacia bajo, nos da el signo de Venus: el cetro masculino penetrando en la rotundidad femenina.

La acción ensamblada del Mago y la Sacerdotisa,genera La Emperatriz. Si recordamos la historia de la Papisa y su imprevisto parto en la procesión de camino a la iglesia le Letrán, podemos decir, siguiendo con el mismo analisis simbolico, que en aquella rotura de aguas vino al mundo La Emperatriz.
No hay dos sin tres. Del Padre y la Madre, viene el hijo. De lo activo y de lo pasivo, viene una resultante equilibradora. Es el dogma universal del Ternario, el encuentro con el motor que crea el Mundo y lo hace mover, que crea el Sendero y lo hace extenderse ante nosotros. El mismo Pitágoras consideraba que tres era el primer número real, pues el uno y el dos eran solamente esencias, ya que no generaban ninguna figura geométrica que les prestara realidad fisica.
Hace falta el tercer barrote para que surja el triangulo. Como ya hemos dicho el uno y el dos se necesitan, pues nada pueden el uno sin el otro. Se necesitan para lo que sólo ellos pueden realizar: el tres, la figura en la que al fin dos estan presentes y son visibles, como decia Pitagoras, en la realidad.
Comtemplemos de nuevo la figura de la Emperatriz y nos daremos ahora cuenta de com en ella se reunen el simbolo del cetro que es atributo del Mago, reflejo de su vara, representación de su verticalidad, de su virilidad, con el signo de Venus y con su propia figura de mujer en la que se encarna lo femenino divino simbolizado por la Sacerdotisa, uniendo asi la fuerza del fuego que simboliza el Mago con la del agua que ella misma representa. Y digo bien se encarna, pues el tres, La Emperatriz, es la realidad del parto.

tirada de tarot llama 806 51 76 39

volver a tarot