GLOSARIO DE TAROT

Adivinación

Arte esotérica confundida a menudo con la predicción del futuro, que presenta algunas semejanzas superficiales. La adivinación propiamente dicha pretende descubrir la realidad oculta detras de las apariencias, y a partir de aquí traza la acción más adecuada para el investigador, por lo general con énfasis en el beneficio espiritual. Un ejemplo de sistema práctico de adivinación seria el I Ching.

AeroMancia

Método de adivinación basado en los fenómenos atmosféricos, tales como relampagos, truenos, tormentas, nubes... Se usó principalmente en Roma.

Archivo akásico

Es llamado a veces la memoria del mundo, el archivo akásico es identificado con un area del plano astral que lleva la huella de todo cuanto ha ocurrido desde siempre. Se dice que determinados médiums son capaces de leer este archivo y obtener así información sobre el pasado de la humanidad, inaccesible de cualquier otra fuente. Algunos ocultistas creen que el archivo akásico tiene utilidad para determinar las vidas pasadas de un individuo.

Árbol de la Vida

Un punto esencial de la Cábala es el diagrama conocido como Arbol de la vida; comprende diez círculos que simbolizan esferas funcionales de la naturaleza de la realidad, así como los diferentes senderos que los unen, que indican, entre otras cosas, las complicadas interrelaciones del Arbol. Los diez círculos numerados, que se llaman sephiroth (en singular sephirah), se perciben generalmente como energías o estados en el plano físico, pero existen como lugares definidos en el plano astral. La esfera o sephirah más baja del Arbol, llamada Malkuth por los cabalistas, significa el aspecto físico de la realidad, el mundo en que vivimos. Situada directamente encima se encuentra Yesod, asociada con la función lunar y que simboliza el plano astral. El cabalista mientras va ascendiendo por las vías de los sephiroth, accede a aspectos cada vez más sutiles de la realidad, hasta culminar en Kether, que simboliza la unidad esencial del universo. El Arbol de la Vida tiene 22 senderos.

Cabala

Según dice la tradición rabínica, la Cábala o Qabalah fue enseñada por el Arcángel Gabriel al primer hombre, Adán, en el Jardín del Edén, transmitiéndose de boca a oído una frase implícita en el nombre mismo y que desde entonces ha sido recibida por una larga sucesión de iniciados especialmente elegidos.
Cualquiera que sea la realidad que atribuyamos a esta fábula seductora, apenas cabe dudar de que el cuerpo de doctrinas esotéricas que engloba lo esencial de las tradiciones místicas y mágicas de los judíos sea, efectivamente, muy antiguo. Los analistas internos revelan evidentes influencias gnósticas, y parece razonable suponer que algunas de sus enseñanzas tienen su raíz en el misticismo profético del Antiguo Testamento.
Sin embargo, la Cábala siguió siendo una tradición estrictamente oral hasta finales del siglo XIII. Alrededor del 1280 de la era cristiana, un cabalista español llamado Moisés ben Semtob de León escribió un largo comentario sobre el Pentateuco. Esta obra, titulada Zepper ba Zobar o Libro de la Maravillas, no nació exactamente de la pluma de Moisés Semtob, ya que su mismo autor la atribuye a otro rabino, el sabio místico Simeón bar Yohai, fallecido después de un trance extático y de haber dejado a sus discípulos el encargo de recopilar las informaciones recibidas por él a través de sus visiones.
El Zohar se aparta sustancialmente del judaísmo ortodoxo por cuanto enseña que la divinidad más alta es Ain Soph, una entidad ilimitada e indiferenciada que no se puede describir y acerca de la cual no hay especulación posible. ( Este concepto guarda bastante parecido con el del Brahman de los hindúes, que es el estado originario e indiferenciado de donde proviene toda manifestación, y al que tarde o temprano todas han de retomar.)
Ain Soph se condeno (palabra necesariamente inexacta) en otro ser algo inferior, el Yahveh o Jehová de los hebreos, quien no obstante conserva la característica primordial de la unidad manifiesta. Como el nombre de Yahveh era demasiado sagrado para pronunciarlo en voz alta, los cabalistas preferían referirse al tetragrama que quiere decir palabra de cuatro letras y alude a los cuatro caracteres hebreos YHVN con que se escribe aquel nombre.
Al intentar describir la esencia de este dios, los cabalistas coincidieron su manifestación como diez estados interrelacionados o esferas de actividad, los Sephirah, llamados Sephiroth, en conjunto. El primer Sephirah es Keter, el estado de unidad, que engloba a todos los demás y se asocia obviamente con Yahveh. Los otros nueve, que culminan en Malkuth, el mundo físico, dan un diagrama de las manifestaciones llamado por los cabalistas el Arbol de la vida.
Se trata de doctrinas místicas enrevesadas y profundas, y además el Zepher ha Zobar es un libro voluminoso y difícil. Pero la mayor parte del interés histórico que ha generado la Cábala no se debe a sus doctrinas filosóficas, sino a su aplicación práctica. Se consideraba que ella y en particular el Arbol de la vida eran instrumentos de excepcional eficacia para la evocación de las potencias espirituales. El Arbol invertido y asociado con el Qlipoth o Concha servía para invocar a los demonios.
No todas estas nociones han quedado abandonadas en los tiempos modernos, desde la fundación de la Orden del Alba Dorada, en la era victoriana, la Cábala se convirtió en pivote alrededor del cual gira toda la tradición esotérica occidental. Pero se trata de una cábala que los antiguos hebreos apenas reconocerían como suya. La tradición original se halla fuertemente contaminada de elementos cristianos y de otros procedentes incluso del Lejano Oriente; la atención se fija casi exclusivamente en el Arbol y se concede máxima importancia a prácticas tales como la meditación y el sederismo.
En la actualidad, el cabalista típico es un manipulador de símbolos. En su obra magna sobre el tema, La cábala mística, Dion Fortune escribió que la formulación de la imagen y la vibración del Nombre tienden a establecer el contacto entre el discípulo y las fuerzas que corresponden a cada esfera del Arbol; entendiéndose que el Nombre es la variante del nombre de Dios (en hebreo) asignado a cada Sephirah concreto, que la vibración es una pronunciación mágica especial y que la imagen es una de las muchas que se asocian con cada esfera.
Los aspirantes que estudian la Cábala normalmente dedican buena parte de su tiempo a construir en su mente las asociaciones tradicionales con los Sephiroth y los Caminos del Arbol, pasando luego a formular sobre esa base sus asociaciones personales. Como resultado final, el Arbol se convierte en una especie de falsilla que puede aplicarse a cualquier sistema místico desconocido para entender su significado. O también puede utilizarse como base para operaciones de magia ritual.
La formación cabalística del tipo ofrecido por los Servidores de la Luz y la Sociedad para la Iluminación Interior, entre otros, requiere unos tres o cuatro años de dedicación hasta alcanzar un nivel aceptable, y puede llegar a convertirse en una ocupación de por vida.

Ch'i

El Ch'i, es el pensamiento esotérico y medico chino, es una energía universal generada por el Sol y aprovechada en el interior del cuerpo humano. La manipulación de esta energía, que se manifiesta en las polaridades positiva y negativa del yin y yang, constituye la base de la acupuntura medica. El control de la energía se utiliza también en el yoga chino y en algunas ramas de las artes marciales. El concepto del ch'i parece ser prácticamente idéntico al prana hindú.

Conciencia

Cuando los textos griegos afirman que los héroes de la antigüedad como Ulises hablaban con los dioses o luchaban contra los cantos de sirena, no se limitaban a relatar un mito, según una intrigante teoría de la Nueva Era. Según esta teoría describen mas bien una experiencia literal, pero que tiene que ver mas con la evolución de la psique humana que con la experiencia religiosa. Esta teoría también sugiere que la conciencia, tal como la experimentamos comúnmente, es un desarrollo muy reciente, una mutación ocurrida dentro del tiempo histórico. Antes de su aparición, el patrón común de la mentalidad humana era muy distinto a como es en nuestros días. Los actos de los individuos eran a menudo controlados no por decisiones conscientes, sino por incitaciones del inconsciente que se manifestaban no como una voz interior, sino mas bien en forma de instrucciones alucinógenas que emanaban, aparentemente, del mundo exterior. Poco ha de extrañar que nuestros ancestros creyeran en dioses y espíritus con tanto fervor, conversaban con ellos a diario.

Xilomancia

Interpretación de los pequeños fragmentos de madera que el vidente encuentra por el camino

Zahoríes

Videntes especializados en buscar manantiales o corrientes de agua subterráneas mediante procedimientos muy diversos.

INDEX

 

 

http://www.videnciatarot.com