EL CARRO VII

carro

 

Plantada en el centro del camino, hay una hermosa carroza.Las bestias que tiran de ella parecen caballos o esfinges con cuerpo de león y cabeza y pechos de mujer, fuego y agua de nuevo embalsamados.El cuadrado habitáculo está rematado en sus esquinas por cuatro columnas que sujetan un toldo protector.

Es una bella carroza, un carruaje de héroe, de conquistador, digno de ser el carro de Hércules.Sin pensarlo dos veces,casi sin darnos cuenta hemos subido al Carro de un brinco, como si supieramos que es nuestro, que nos esperaba. Una coraza nos cubre el pecho, un cetro aparece en nuestra diestra y una corona ciñe nuestras sienes.Desde esa altura, a la sombra de la gualdrapa y enmarcados por las cuatro columnas, contemplamos el mundo con un sentimiento de felicidad. Ahora si sabemos que en la encrucijada hicimos lo correcto, acertamos en nuestra eleccion. Hemos triunfado.

No hay riendas para gobernar el tiro, pero el Carro se ha puesto en marcha, como si bastara la voluntad, el saber a donde vamos y el querer ir, para que se inicie el movimiento.Las bestias parecen derrotar cada una hacia un lado, en direcciones opuestas, pero la marcha es recta y ligera.Somos el arcano numero VII numero sagrado por excelencia, siete son las virtudes que triunfan; siete los dias en que Dios creo el mundo y por ende los de la semana, siete los chacras de la filosofia oriental; siete los sellos que guardan la doctrina de Cristo encerrada en el Apocalipsis...

Es bueno tener un carro como este, pero hay que saber manejarlo o no iremos a ninguna parte

 

 

 

 

 

ENVIA MAPI AL 5758

ADELANTATE AL FUTURO

volver indice